Teletrabajo ¿Aumentaron los niveles de exigencias?

Es un hecho que la pandemia cambió nuestras vidas. Los cambios impuestos en este período también impactaron a las empresas y la forma en que los empleados desempeñan sus funciones y se relacionan con la migración al trabajo remoto, que no ha sido tan fácil para la gran mayoría.

Lamentablemente, lo que no ha dejado de ocurrir en los últimos meses han sido los casos de acoso moral, que se han ido intensificando en el modelo de trabajo a distancia. 

El trabajo remoto todavía se encuentra con defensores y detractores, dividiendo opiniones entre los gerentes. Esto se debe a que muchos de ellos ven el modelo como un beneficio para los empleados y dificulta la gestión del trabajo y el control de los resultados.

Ante esta problemática y  ante un escenario post pandémico aún incierto y lleno de desafíos, los expertos en Recursos Humanos, Derecho y Compliance  han advertido del aumento de conductas y situaciones relacionadas con el trabajo a distancia, lo que puede considerarse acoso moral.   

Al igual que en el trabajo presencial, el acoso en el trabajo a distancia se caracteriza por la exposición de alguien a situaciones de mucha tensión, de forma repetitiva y prolongada. En este modelo a distancia, el bullying se ha ido intensificando y está íntimamente relacionado con la falta o invasión de la privacidad de los profesionales. 

Veamos algunas situaciones que pueden caracterizarse como acoso en el trabajo remoto y que quizás ni siquiera imagines:

  • Acumulación de funciones y demanda de disponibilidad en cualquier momento.
  • Metas intangibles y / o resultados imposibles de alcanzar y que pueden generar agotamiento físico y mental. 
  • Requisito de conexión de cámara en videoconferencias o insistir en que el colaborador muestre su entorno de trabajo. 
  • Aislamiento virtual, que es cuando el equipo “olvida” al empleado, no es convocado a reuniones y / o se ignoran ideas y sugerencias.
  • Sobreexposición profesional frente a compañeros y / o críticas o bromas en chats internos y redes sociales.

Cualquiera que sea víctima de este tipo de situaciones o haya presenciado a colegas que la atraviesan, debe informar a la empresa. Para garantizar la integridad y el anonimato del empleado que denuncia el acoso moral, existe un canal de denuncia, una línea de comunicación que la organización puede poner a disposición para denunciar violaciones de ética.

Si a tu empresa le preocupa el cumplimiento del código de ética, necesita un canal de denuncia de irregularidades. Y Resguarda puede ayudarte con una solución completa. Contacta a nuestros especialistas en info@resguarda.com

https://www.resguarda.com/es/linea-etica